Guardias en el Hospital del Aljarafe

Quizás la parte más peliaguda y dura de la formación de un residente, sea de la especialidad que sea, son las guardias de urgencias. El nivel de trabajo y de responsabilidad que es preciso en dichas guardias hace que sean tradicionalmente temidas por todos los residentes que empiezan. Y no les falta razón.

En nuestro hospital, en el servicio de urgencias, hemos planteado una incorporación gradual a la atención al  paciente urgente. De esta manera, el residente va familiarizándose progresivamente con la atención al paciente que llega a nuestro servicio, tanto a nivel funcional como clínico.

Durante los meses de junio a septiembre, los R1 no ocupan consulta; esto es, no tienen pacientes asignados. Están con un médico adjunto del servicio durante la guardia, que es el responsable de la consulta. Inicialmente sólo está aprendiendo junto a él y, progresivamente , se le indica los pacientes que puede ir atendiendo.

A partir de octubre, ya ocupan consulta en la guardia, es decir, le son asignados pacientes. Desde octubre a mayo, sólo se les asignan pacientes de niveles de triaje 3-4-5, y deben acudir a todas las emergencias pero sin atenderlas ellos, sólo a nivel formativo. Todas las altas durante estos meses deben estar supervisadas y firmadas por un médico adjunto del servicio existiendo un sistema que designa a dicho adjunto responsable en cada momento de la guardia.

A partir de mayo, inicio de R2, ya se asignan pacientes de niveles 2-3-4-5 y comienzan a atender niveles 1 siempre con un adjunto responsable de la atención. Las altas de los niveles 1 y 2 son supervisadas conjuntamente  y firmadas con su adjunto de referencia.

A partir de las rotaciones por las diferentes especialidades (pediatría, oftalmología….), comienzan a perfilarse también de las atención a los pacientes de esta patología durante el resto de las guardias que les restan hasta el final de las guardias de puerta , lo que compensa no tener puerta de admisión diferentes. Ventajas e inconvenientes de ser puerta única.

A partir de enero de R2 ya comienzan las guardias en festivos en el área de sala de tratamientos cortos, zonas donde encontramos pacientes de más complejidad y nivel de cuidados. Y desde enero de R3, en observación.

No me cabe duda tras 20 años en esta profesión, que la mejor (y casi única) manera de aprender es atendiendo pacientes. No obstante, hemos buscado la manera de equilibrar esta necesidad formativa y que cuando se atienda un paciente se tenga un nivel formativo lo más adecuado posible para hacerlo. El hecho de que en nuestro servicio de urgencias los residentes sean un valor añadido, esto es, que la urgencia tiene su propia dotación de médicos adjuntos que hace que funcione independientemente de si hay o no residentes, facilita y posibilita esta organización.

Buena guardia

José Manuel Fernández Sosbilla

Coordinador médico Del Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s