Mi historia de vieja Resi

Terminar la carrera de Medicina y decidir qué harás después no es tarea fácil. Decantarte por hacer Medicina de Familia es plantearte un gran reto, un acto de valentía… ¡de rebeldía tal vez! Tus amigos quieren ser Cardiólogos, Cirujanos, Otorrinolaringólogos, lo cual está muy bien visto. Incluso tú, a lo largo de esos seis años, entusiasmado cuando mejor controlabas alguna de esas asignaturas, te imaginaste con el fonendo al cuello subiendo y bajando por el ascensor de un hospital enorme, muy atareado. Pero en el fondo, dentro de ti, sabes que lo que tú querías estaba mucho más cerca de tu casa. Eres de emociones fuertes… te gusta escuchar las historias de los viejitos desocupados sabiendo que en cualquier momento puedes verte envuelto en la más disparatada de las emergencias. Trabajar a pie de calle. Ver, oír y sentir. Tus ojos, tu fonendo y tus manos… poco más. Tú querías ser Médico de Familia ¡y lo sabes! Pero eso no está tan bien visto… Se lo dices a tus amigos y te dicen que si es que no quieres “aspirar a más”. Tus tíos y tus primos te interrogan y te preguntan ¿pero entonces no te vas a especializar en nada? Hasta tu madre se entera y vuelve los ojos pensando “Tanto pa esto!”. Pero por fin se lo dices a tu abuelo, el que adora a su Médico de Cabecera, Don Fulanito, que le salvó la vida cuando lo atendió una madrugada y lo acompañó en ambulancia al hospital y a las dos semanas estaba en su casa para hacerle una visita y ver cómo se había recuperado del infarto. Entonces tu abuelo te mira con orgullo y te felicita. No te engañes, no te acobardes, no te dejes llevar por el rebaño. La Medicina de Familia es la especialidad más bonita, más completa y más enriquecedora que existe. Y que nadie te diga lo contrario.

Dicho esto, me presento y os resumo mi historia, por si a alguien le resulta de utilidad. Soy Pilar Carretero, antigua residente de MFyC de la zona Aljarafe y actual pueblerina vuelta al pueblo a ejercer la medicina rural en la Extremadura profunda; amiga de “especialistas” así como de otros muchos de mi misma especie; casada con un enfermero quirofanero y madre de una niña preciosa. Terminé la residencia hace sólo dos años y medio, pero la rueda no para, qué rápido va todo!

Después de las largas sentadas hincando codos durante la carrera y la preparación del mir, con todas las crisis existenciales que ello conlleva, al menos tuve pocas dudas a la hora de elegir especialidad. Yo lo tenía claro: Familia. Tocaba informarse de dónde llevarla a cabo. El Aljarafe se abrió ante mí como una oportunidad maravillosa: Centros de salud de pueblo (cercanos a la capital pero, al fin y al cabo, pueblos), arropados por un Hospital comarcal donde los resis de familia seríamos los únicos especialistas a formar (bueno, no me olvido del Trauma y la Internista, pero es que allí íbamos todos a una). Así que tampoco tuve dudas sobre si quedarme allí o escoger un Hospital gigantesco donde ser el último mono.

Tras un fatídico año de R1 por el que todos tenemos que pasar, me fui dando cuenta de lo acertado de mi decisión. No voy a mentirte, ningún lugar es perfecto y ninguna residencia será un camino de rosas, además de que siempre encontrarás en tu camino obstáculos con los que no contabas. Aun así, tanto el Centro de salud donde me formé (el de Ciudad Expo en Mairena del Aljarafe), algunos otros en los que hacíamos guardias (Castilleja, Sanlúcar), así como el Hospital San Juan de Dios, serán siempre mi añorada escuela de Medicina de verdad, llenos ambos de grandes profesionales que se comprometieron con nuestra formación e hicieron un buen trabajo. En mi recuerdo quedan las cosas buenas, la paciencia de nuestros tutores transmitiendo sabiduría, enmendando a veces nuestras verdaderas meteduras de pata (me declaro culpable de infinitas y alguna más), clases trascendentales de ekg a las 5 de la mañana, las sesiones de los jueves en urgencias que tanta angustia nos causaban pero que luego eran tan fructíferas… Y sin darte cuenta, de pronto has terminado… miras atrás y ves todo lo aprendido: cuatro años de metamorfosis. Ya pasó. Eres ESPECIALISTA en Medicina de Familia y todo mereció la pena.

Después de eso, casada y embarazada (no perdí el tiempo), volví al pueblo, como siempre quise. Para facilitar la conciliación familiar, esa asignatura pendiente en nuestro país, me preocupé por intentar trabajar lo más cerca de casa posible y, aunque a base de contratuchos, he pasado casi los dos primeros años de la vida de mi hija trabajando en mi pueblo y alrededores. Lejos de como lo imaginaba, ha sido una gran experiencia, he seguido aprendiendo igual si no más que cuando era residente, trabajar en zonas alejadas del hospital y con pocos recursos hace que tengas que superarte cada día, cambiar el chip y adaptarte a las circunstancias. He sentido además el calor y el afecto de la gente de mi pueblo, superando mis miedos por aquello de que “nadie es profeta en su tierra” y he visto los frutos del trabajo y el esfuerzo en mi propia satisfacción.

Por fin, hace poco más de un mes, me llamaron de bolsa para ofrecerme una interinidad como Médico de Atención Continuada en el SES en un pueblo a media hora de mi casa. ¡¡Eso significa que este verano podré coger vacaciones!! Total, que aquí estoy… feliz. Me gusta mi trabajo y me gusta donde estoy. ¿Se puede pedir más?

Pilar Carretero Castaño

Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

Promoción 2011-2015, CS Ciudad Expo (Mairena del Aljarafe)

Zona Aljarafe, Unidad Docente MFyC de Sevilla

6 comentarios sobre “Mi historia de vieja Resi

  1. Enhorabuena Pilar por tu reflexión, también a tí Auxi a Paola a Rosa a Pedro a Juanjo…. A todos los que por vocación apostásteis por la Medicina de Familia al igual que hice yo. Me siento muy cerca de vosotr@s y vivido similar.
    Pili, me alegro de que te vaya bien!!!.

    Le gusta a 1 persona

  2. Una profesional como la copa de un pino!! Médica “de pueblo”, de las de toda la vida, pero con una formación de hoy, de las que le gusta escuchar las historia, de las que se implica….sus “abuelitos” tienen muucha suerte de tenerla taaan cerquita, y las que hemos compartido con ella parte del camino, tambien!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s