Miomas y dolor torácico en 5 minutos

Comenzamos este fin de semana con una nueva sección en la que intentaremos recoger artículos e información de interés que se hayan publicado o difundido recientemente. Se trata, como el resto del blog, de una sección abierta a la participación de los residentes de nuestra área y a todos aquellos que participamos en su formación.

Metiéndonos en faena, comenzaremos por la revisión que ha iniciado la  Agencia Europea del Medicamento sobre el Ulipristal, cuyo nombre comercial es Esmya. Ésta es una medicación que tiene autorizado su uso para el tratamiento de miomas uterinos en mujeres que no han alcanzado la menopausia y se estima que hasta 670000 mujeres han sido tratadas con ella. Su mecanismo de acción es a través de un antagonismo parcial del efecto de la progesterona. Se administran 5 mg diarios durante 3 meses con un periodo de descanso y el ciclo se puede repetir hasta en 4 ocasiones.

Esta revisión de la seguridad del Ulipristal se ha iniciado tras comunicarse 4 casos de daño hepático severo, tres de los cuales precisaron de un trasplante hepático, asociados a la toma de esta medicación. La recomendación de la agencia en este momento es que los pacientes en tratamiento con este fármaco contacten con su médico.  También explican que la presentación de Ulipristal a dosis de 30mg, que se utiliza como anticoncepción de emergencia, no es objeto de revisión ya que no se han descrito casos de daño hepático.

Continuamos con una revisión sobre la pericarditis que hemos encontrado en la  Australian Family Physician en su número de noviembre. En ella hacen un repaso a las causas más frecuentes, manejo inicial y tratamiento de la misma. Nos parece interesante una tabla en la que hablan sobre las causas de dolor torácico según el medio en el que nos encontremos, el centro de salud o un servicio de urgencias hospitalario. Recordad que lo más frecuente es siempre lo más frecuente, aunque el resto de causas las tengamos que tener siempre en cuenta.

Probablemente no hace falta que recordemos el tratamiento habitual que consiste en el uso de aspirina o antiinflamatorios no esteroideos. Sin embargo, en la Guía para el diagnóstico y manejo de enfermedades pericárdicas de la Sociedad Europea de Cardiología, y publicadas en 2015, recomiendan el uso de colchicina, con un grado de evidencia IA, durante 3 meses tras el episodio para mejorar la respuesta al tratamiento y prevenir recurrencias.

Para finalizar esta entrada, nos gustaría comentar el artículo que apareció en el Bristish Medical Journal hace unas semanas y en el que se hablaba sobre la duración de las consultas en Atención Primaria en diferentes países del mundo. El principal dato que remarcan es que, según su estudio, el 50% de la población mundial tiene una duración de la consulta en Atención Primaria de 5 o menos minutos. Según los autores, esto es probable que tenga una influencia adversa en la atención al paciente y, al mismo tiempo, en la carga de trabajo y estrés del médico que lo atiende.

España aparece en este estudio con una duración de las consultas en Atención Primaria alrededor de los 13-14 minutos por paciente. ¿Qué os parece?

 

José María Morón Franco

Coordinador Docente Zona Aljarafe

Unidad Docente MFyC de Sevilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s