Sobre los salientes

Los que ya peinamos algunas canas aún recordamos los tiempos en los que una vez finalizada una guardia continuaba nuestra actividad asistencial durante la mañana siguiente. Fue una batalla durante muchos años que, primero, se consiguió a nivel hospitalario y, posteriormente, se extendió a la atención primaria y a los residentes.

Han pasado casi 20 años de mis primeras guardias en el Hospital Universitario Virgen del Rocío. Tras pasar 24 horas en el área de Urgencias, donde con un poco de suerte se podía descansar unas 2-3 horas durante la noche, nos marchábamos a los distintos rotatorios para continuar con una nueva jornada. Derrotados, cansados, fatigados… da igual el adjetivo.

¿Qué razón podría haber para que se prestara atención a los pacientes en esas condiciones? ¿Se merecían los pacientes esa situación? ¿Era seguro practicar la medicina en esa coyuntura?

Todo esto de lo que hablamos comenzó a cambiar en 2003 con la introducción de la  directiva 2003/88/CE que establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud en materia de ordenación del tiempo de trabajo. A ésta le siguió la Ley 55/2003 del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud. En esta última, se regulan diferentes aspectos generales y básicos de las diferentes materias que componen el régimen jurídico del personal estatutario. Entre ellos, se habla sobre los descansos del personal.

En el artículo 51 se detalla que el descanso, al que tiene derecho el personal, entre el final de una jornada y la siguiente será de un mínimo de 12 horas ininterrumpido. Por tanto, ahí se establece el primer paso en el que se hace referencia al descanso tras la guardia.

Pero como en toda nueva ley, proceso, protocolo que se implementa surgen algunas controversias. Entre ellas, sobre si los descansos deberían hacerse de manera consecutiva a la jornada o se podrían diferir en el tiempo. Tanto en el 2007 como en el 2009 se sentó jurisprudencia en este sentido y se clarificó que el descanso debería suceder de manera consecutiva a la jornada continuada y no ser diferido en el tiempo.

Aún quedan algunos flecos derivados de la puesta en marcha de aquella ley. En especial, lo que hace referencia a los descansos mínimos de 36 horas en el cómputo semanal y que aún están pendientes de resolver.

Para finalizar os dejo un enlace  al blog de Ángel López, Médico de Familia en Cañada Rosal, en el que habla sobre los salientes de guardia.

 

José Mª Morón Franco

Coordinador Docente Zona Aljarafe

Unidad Docente de MFyC de Sevilla

 

Un comentario sobre “Sobre los salientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s